Bodegas Dionisos, vinos de la luna

las viñas

Desde siempre, los agricultores han tenido muy presentes los ciclos lunares para los trabajos del campo. Por eso, cuando hace unos meses conocí el proyecto de “Vinos al Compás de la Luna”, de Bodegas Dionisos, mi innata curiosidad (nuestro Twitter lo deja claro: siempre buscando nuevas formas de sorprendernos) me decía que tenía que probarlos.

La Bodega, situada en Valdepeñas, e introducida en la la elaboración de vino desde principios del s. XX, cultiva sus uvas bajo la agricultura ecológica, ya desde 1984, orientados hacia un profundo respeto de las variedades que cultivan y las condiciones locales. Respeto a la forma tradicional del viñedo, viñas criadas con cariño, que cuidan para transmitir a generaciones posteriores. Los métodos tradicionales cobran una relevancia esencial en el proyecto: elaborar el vino en tinajas y guardarlo en cuevas es su señal de identidad.
Su compromiso: no usar productos de síntesis que afecten a los seres vivos, contaminen el medio, y limiten la biodiversidad en agricultura. Y, aquí es donde entra la parte “cósmica”, dotar a esta de un papel esencial y determinante, no sólo de sus manifestaciones evidentes sobre los ciclos, ritmos y procesos, sino también respecto a la actitud de respeto en el trabajo al concepto “terruño” en los vinos.
patrimonio-6_0
La aridez del medio, con inviernos fríos, y la falta de humedad ambiental en verano cortan los ciclos reproductivos de los parásitos e inhiben el desarrollo de enfermedades de hongos. El viñedo sólo recibe un único tratamiento con azufre. La conducción del viñedo es en cepa baja y poda en vaso. La vendimia en verde, y la selección mediante vendimia manual ayudan a escoger los mejores frutos. Elaboran en tinajas de cemento o arcilla y fermentan con levaduras indígenas, reivindicando el auténtico origen que corresponde a suelos, climas y peculiaridades de elaboración.
De toda la gama que elaboran, tuve la oportunidad de probar 2 de sus vinos:
ve-02-flor-de-rocio-1_0Flor de Rocío: VT Castilla, 100% Syrah, certificado Ecológico. Las uvas proceden de la finca El Conuco, criadas en espaldera, y vendimiadas de forma manual. Tras una segunda selección en bodega, se someten enteras un proceso de maceración carbónica, durante aproximadamente 17 días. Embotellan tras un ligero filtrado. Es un vino de extrema suavidad, que a la vez posee un intenso carácter. De color muy vivo, tonos malvas, aromas frescos, varietales, complejos, fruta (frambuesas, zarzamora), flores, intensos. En boca es sedoso, con cuerpo, a pesar de su baja graduación (13,5%), un paso agradable, taninos y acidez muy bien integrados. Un vino muy bien hecho, a un precio aceptable (13 euros).
Dionisos Barrica 2006: VT Castilla, 100% Tempranillo, certificado ecológico. Procedente de la misma finca que el Flor de
vc-04-dionisos-barrica Rocío, fermenta en tinajas con sus propias levaduras, y tras madurar en tinajas de barro durante un año, pasa 9 meses un periodo de crianza en barricas de roble francés y americano, en una cueva excavada, a 9 metros de profundidad. El resultado, un vino de un color intenso rojo cereza, a pesar de los años, que le dan ligeros tonos teja. Nariz fina, delicada, aromas varietales, con ligeros tonos tostados de la crianza. En boca es enérgico y sabroso, potente, taninos redondeados y amables, sedoso, aterciopelado, con un largo y aterciopelado posgusto. Por 10 euros, un vinazo!
Un proyecto muy interesante, aceptan visitas encantados, una gente muy comprometida con la elaboración de vinos de una manera diferente con un resultado excelente.