Pura Vida 2014, lleno de sensaciones

IMG_0255
Bodega: Cellers Underground
DO: Costers del Segre
Variedades: Chardonnay, Macabeo
Graduación: 13%
Precio: alrededor de 11,50€
Dice la etiqueta de este vino, entre agradecimientos a la naturaleza, que nos inspira, nos alimenta y nos invita a vivir con respeto y alegría; que la botella contiene sensaciones. Y es cierto, una botella de vino es algo más que 75 Cl. de un liquido alcohólico, está llena de la historia de quien lo produce, de lo que nos cuenta el terreno donde se elabora y, finalmente, está llena de las sensaciones que nos transmite, de la alegría de compartir su contenido, del placer de saborearlo…de vida.
Cellers Underground es la unión de Richard Sanz y Joan Soler, gente detrás de bodegas como Abadal o La Fou, para elaborar vinos en diferentes DO españolas, que expresen el carácter de dónde se elaboran. En algunas vinifican en bodega propia y en otras, gracias a bodegas amigas, que les ofrecen la oportunidad de compartir experiencias en la elaboración.
Fruto de su trabajo en Costers del Segre, nace este Pura Vida 2014. De uvas procedentes de suelos calcáreos, de poca profundidad, y textura arcillo-limosa. Es una zona de clima continental, de inviernos fríos y veranos calurosos, con pluviometría baja (alrededor de 350 mm por año). Los viñedos producen en torno a 5000 kg/ha en el caso de la Chardonnay, y 6000 kg/ha para la Macabeo.
Una vez realizada la vendimia, las uvas se almacenan a 4º durante la noche, para elaborar al día siguiente, protegiendo así de la oxidación, y favoreciendo la extracción de aromas de la piel. Corta maceración película, en torno a 4 horas, previa al prensado. Las dos variedades se elaboran por separado, ya que la Chardonnay madura antes que la Macabeo, pero con un mismo estilo de vinificación, fermentado los mostos con una ligera turbidez, que favorece la toma de complejidad, volumen y expresión de las uvas y la tierra en el vino. Una vez fermentados, se procede al cupaje de las dos variedades, manteniendo en suspensión las lías durante ocho meses. Además, durante este tiempo, se le añaden las lías procedentes de los vinos jóvenes de la bodega, aportando aún más sensación de volumen al Pura Vida. Durante los últimos 3 meses, un 20% del vino pasa a criarse en barricas de roble francés, de tostado suave, para aportar una ligera estructura que permita que el vino esté protegido de oxidación y reducción durante su vida en botella.
El resultado, es un vino amarillo brillante, con reflejos pajizos, y una gruesa lágrima. Aromáticamente, no muy claro al principio, para luego sacar recuerdos de fruta blanca, manzana, y toques ligeramente florales, cítricos, y un fondo de orejón y lavanda. Gracias al trabajo con lías, en boca ofrece una buena sensación de graso, con cuerpo, que equilibra una buena acidez, fresca y viva. Predominan las sensaciones de fruta blanca y cítricos. Final afrutado y agradable, con recuerdos de hierbas aromáticas.
Un proyecto interesante, un vino fantástico, que pasa sin lugar a dudas a nuestra selección del Blog!