Louro do Bolo 2012

Louro do Bolo 2012
Bodega: Rafael Palacios
DO: Valdeorras
Variedad: 88% Godello, 12% Treixadura
Graduación: 13,5%
Precio: alrededor de 12 euros
Rafael Palacios es el hermano pequeño de la familia Palacios, vinculada al mundo del vino desde hace tiempo. Ya os hemos hablado en el blog de algunos vinos de la bodega riojana, origen de la saga (aquí). No hace falta decir quién su hermano Alvaro, o su sobrino Ricardo (Herederos de J. Palacios, en el Bierzo).
Rafael Palacios hablándonos de sus vinos en La Musica del Vi

Rafael Palacios hablándonos de sus vinos en La Musica del Vi

Rafael Palacios puso en marcha su proyecto personal en 2004 revolucionando la pequeña región de Valdeorras con grandes blancos como As Sortes y Louro do Bolo, de precio más asequible. En el Valle del Bibei, encontró unos viñedos viejos de godello, ideales para su proyecto de elaborar vinos blancos refinados, cultivados recuperando la viticultura tradicional, sin uso de herbicidas ni tratamientos de síntesis. Actualmente, cuenta con 11 Ha de viñedo propio, y para su vino de entrada, Bolo, compra uva a viticultores de confianza. Sus viñas se van forjando a base de parcelas compradas poco a poco, y que dan nombre a su vino estrella, As Sortes. Las sortes son parcelas sorteadas por los notarios, procedentes de la compleja tradición hereditaria gallega, y que hacen que la zona esté formada por pequeñas parcelas y minifundios. Situadas entre 600 y 700 metros, en el margen derecho del río Bibei, son de suelo arenoso, procedente de granito desmenuzado. Las viñas apenas tienen raíz, las rocas no las dejan, así que no hay cubierta vegetal, ya tienen suficiente estrés hídrico…
Las viñas
Con estas condiciones, Rafael Palacios produce sus vinos, con crianza en barricas de roble francés de 500 litros. Este Louro do Bolo 2012, concretamente,  realizó la fermentación en depósitos de roble francés y posteriormente reposó cuatro meses en barricas y fudres también de roble francés.
El resultado, un vino límpio, transparente, brillante, fluido. Con un color amarillo pajizo tenue. En nariz, aromas varietales, fruta blanca, piña, hierbas, un toque a flores blancas, rosas. Buen paso por boca, una acidez vibrante, persistente, un regusto salado, y un posgusto donde vuelve la fruta blanca. Es un vino muy equilibrado, una maravilla de vino blanco que no tiene nada que envidiar a un buen blanco francés, con una excelente relación calidad precio, para beber en cantidad este verano.
Toda la gama de la bodega

Toda la gama de la bodega

Anuncios