Tocat de l’Ala 2011, el entorno en un sorbo de vino

Tocat de L'Ala 2011

Bodega: Roig Parals / Coca i Fitó

DO: Empordà

Variedades: Garnatxa 60% y Samsó (Cariñena) 40%

De nuestra visita al Empordà (si no lo habéis leído, podéis hacerlo aquí y aquí), además de confirmar el buen estado de los vinos de La Vinyeta, nos trajimos un nuevo descubrimiento, el Celler Roig Parals (muchas, gracias, VinifiCATs !!). Grandes elaboradores de vinos, hubo uno de los que probamos que nos llamó mucho la atención, este Tocats de l’Ala.  Probablemente, no sea el mejor de todos los que probamos (muy grande el Camí de Cormes, elaborado con Cariñenas centenarias !!), pero sí el que, globalmente, nos llamó más la atención. Primero, porque se elabora en colaboración entre dos bodegas, Roig Parals, de la DO Empordà, y Coca i Fitó, de la DO Montsant. Y segundo, porque nos encantan las etiquetas y nombres llamativos, y hay que reconocer que este lo es…

Tocat de l'Ala 2011, en medio de sus hermanos

Tocat de l’Ala 2011, en medio de sus hermanos

La idea de la colaboración de las dos bodegas es crear un nuevo estilo de vinos singulares dentro de la D.O. Empordà, donde la fruta y la amabilidad del vino sean su fuerte. Un proyecto con un claro objetivo: la voluntad de expresar el entorno del territorio a través de un sorbo de vino.

El vino se hace seleccionando uvas de las dos variedades, de diferentes viñedos en el Alt Empordà, con la característica común de ser de viñas viejas, de entre 30 y 100 años, en el caso de la Garnacha, y entre 40 y 90, en el caso de la cariñena. La cosecha se hace con la uva bien madura, para conseguir un paladar fino, meloso y redondo. Después de la maceración, pasar 4 meses en barrica de roble francés y americano, que le ayudan a mejorar y suavizarse, integrando las peculiaridades de las diferentes fincas donde se cosecha la uva.

El resultado es un vino de color cereza intenso, muy bonito. Al olerlo, trae aromas a fruta roja, arándanos y a frambuesas, con toques de tomillo. En boca ofrece un largo recorrido, elegante y mineral, con fruta roja, balsámico y con algunas notas de cacao. Taninos suaves, frescos, completos y agradables. Buen posgusto. Un vino para disfrutar. Nosotros lo hemos maridado con diferentes platos (nos trajimos una caja entera !), ayer mismo con una ensalada de canónigos y un pollo a la plancha, y el vino no se superpuso a los sabores en ningún momento. Un gran vino…a un muy buen precio, por debajo de los 10 euros…no se puede pedir más !! 🙂

Nota de cata:

Fase Visual: Color picota intenso, buena lágrima, capa media-alta.

Fase Aromática: aroma sutil, elegante, a fruta roja, confitura, especiado, hierbas del bosque.

Fase Gustativa: Suave, fluido, redondo, estructurado, taninos ligeros. Posgusto tostado, mineral.