Viern 2009, viticultura respetuosa de altura

Viern 2009

Bodega: Vega Aixalà

DO: Conca de Barberà

Variedades: Cabernet Sauvignon, Garnacha, Tempranillo, Syrah, Cariñena y Merlot.

Graduación: 14,5%

Precio: alrededor de 14 euros

La última de nuestras adquisiciones en El Celler Online que nos quedaba por probar… y una de las que más nos han gustado. No sólo el vino, que está muy bien, sino el proyecto en sí, la historia que tiene detrás, el interés por recuperar la tradición familiar. Porque la bodega Vega Aixalà nace de un sueño, recuperar y reconstruir un viñedo del abuelo, cultivado años atrás, y en el que hace tiempo elaboraban vino a la manera tradicional. Este sueño llevó a la familia a ampliar el cultivo, y en 2006 ya tenían 10 hectáreas, situadas en un lugar muy especial para el cultivo de la vid. Las viñas están localizadas entre 800 y 900 metros de altitud, sobre terrenos de licorella, en un paisaje de Vilanova de Prades, Tarragona, entre la Serra de Prades, donde Tomás Cusiné tiene las viñas de su gran Cara Nord, la Serra de la Llena y el Montsant.

Las viñas

Las viñas

Con tanta montaña, el clima es semi árido, seco y de escasas lluvias, sobre todo en verano, lo que ofrece una protección eficaz contra la mayoría de las plagas de la vid. Además, la uva se enfrenta a una gran variación térmica entre el día y la noche, dando lugar a maduraciones intensas, pero con acidez compensada.

La producción es escasa, pero es que no se puede pedir más a este terreno, que la familia Vega Aixalà cuida con respeto, mimando los procesos, practicando agricultura ecológica y realizando un delicado proceso de vinificación.

logo_label

La imagen que acompaña al vino lo dice todo: de la tierra a la copa, toda una declaración de principios…

Este Viern es un vino parcialmente biodinámico, ya que la poda de invierno, los trasiegos y el embotellado del vino se realizan siguiendo el calendario lunar.

Una vez recogida la uva, realiza una maceración prefermentativa en frío durante 4 días, para luego realizar la fermentación alcohólica durante unos 20 días en tanques de cemento de 3000 litros, a temperatura controlada (27-28º), con remontados y bazuqueos diarios. Posteriormente, envejece durante 12 meses en barricas de roble americano y francés, y otros 12 meses en botella, antes de llegar a nosotros.

Es un vino que, a pesar de ser un 2009, todavía conserva un intenso color granate, muy vivo. En nariz, se muestra tímido al principio, necesita tiempo para abrirse, para revelarnos lentamente unas notas iniciales de ahumados, de levadura, y posteriormente, fruta negra en compota, mezclado con singulares notas de regaliz, y una poderosa presencia mineral. En el paladar destacan equilibrio entre calidez y la frescura típica de la maduración en las montañas. Taninos maduros, amables, que estructuran el vino.

Es un vino que hará buena pareja con ternera, platos de caza y aves. Eso sí, debemos dejarle un tiempo antes para que nos muestre todo su potencial. Nosotros lo abrimos en un día “fruta”, según el calendario biodinámico, y nos enseñó todo su potencial. Incluimos la bodega en nuestra lista de “a seguir”. Buen trabajo, familia !!

La familia Vega Aixalà

La familia Vega Aixalà

Anuncios