Cellers Blanch, nuevo proyecto en Tarragona

Esta semana parece que en el blog toca hablar de la puesta en marcha de nuevos proyectos o, como en este caso, de revivirlos. Los hermanos Roger y Guillem Soler Blanch, de tradición familiar vitivinícola, han emprendido la reactivación de una pequeña bodega en la zona de Puigpelat (Tarragona). Su filosofía de trabajo es cuidar la calidad de todo el proceso de elaboración del vino, el trabajo en la viña, la vinificación y el embotellado, disfrutando con ello. Así, pretenden ofrecer un producto artesano y de calidad, reflejo de sus orígenes, y que remarque su propia esencia.
El trato al viñedo es ecológico, con una apuesta clara hacia las variedades propias de la zona, recuperadas para este proyecto. El trato especial hacia la uva para lograr su máxima expresión, conlleva cuidar cada detalle y observar la excelencia, el esfuerzo, y el respeto por el entorno, como valores principales.
Acaban de sacar 3 productos al mercado, dos blancos y un rosado, que hemos tenido la fortuna de probar en primicia. Los dos blancos están elaborados con la misma variedad, Subirat Parent (uva de la familia de las Malvasía, de sabor delicado y sutil)  de la misma finca, Bastards, con más de 40 años de antigüedad, y que se diferencian en el proceso de fermentación. El tercero, un rosado elaborado con Tempranillo. Os contamos qué nos han parecido:
41’17-1’19
41’17-1’19 2015
Vino de Subirat Parent, monovarietal, fermentado en depósitos de acero inoxidable, y macerado con sus propias lías. Es un vino de color amarillo pálido, limpio y brillante. En nariz presenta aromas sutiles, herbáceos, cítricos, y un punto afrutado, a manzana reineta. En boca, buena acidez, es fresco y vibrante, cítrico, largo, un buen final ácido. Un vino de trago fácil, que invita a seguir bebiendo.
Identitas
Identitas
Elaborado con la misma uva que el anterior, pero seleccionando los mejores racimos. Realiza la fermentación integral en barrica de castaño, y con un trabajo preciso con sus propias lías. El resultado, un vino de color amarillo brillante, intenso, con aromas sensuales de fruta madura. Un vino de riqueza notable, con cuerpo, y capacidad de envejecimiento en botella.
Promise
Promise
Un rosado monovarietal de tempranillo, seleccionando las uvas más maduras, para darle un toque goloso. De color vivo y despierto, se resaltan sus aromas sutiles y delicados. Muy agradable en boca, fresco, con un toque mineral muy peculiar. Un vino ideal para celebrar este verano, con personalidad de blanco, e identidad propia.
En resumen, un proyecto joven, pero a la vez muy serio, una bodega que elabora vinos con personalidad, con mucho potencial de crecimiento, y a la que, desde aquí, deseamos todos los éxitos que se merecen. Podéis seguirlos en su página web (haced click en el enlace).