Ad Fines 2004, Pinot Noir de lujo

Ad Fines 2004, un Pinot Noir de lujo

Ad Fines 2004, un Pinot Noir de lujo

Bodega: Can Ràfols dels Caus

DO: Penedès

Variedad: 100% Pinot Noir

Hablábamos no hace mucho en el blog de la interpretación que hacía Carlos Esteva del Empordà, en su bodega Mas Oller. Hoy hablamos de su buque insignia, Can Rafols dels Caus, con su bodega excavada en la piedra del Macizo del Garraf, literalmente, y su sala de barricas bajo la piedra. Para entrar en la bodega, hay que atravesar dos pesadas puertas de piedra, que se abren muy lenta y ceremoniosamente, transmitiendo la filosofía tras la bodega, todo a su tiempo y sin prisas, el mismo ambiente de tranquilidad que se respira en todo Can Rafols.

La finca, situada a unos 300 metros de altitud, permite, desde sus parcelas más altas, como “La Calma” o “el Rocallís”, ver el mar, situado a escasos 15 kilómetros. Esta distancia es clave, pues las uvas no sufren la humedad marina, pero a su vez sí que reciben ese aire salino que aporta un toque especial a los vinos de Can Rafols. Además, quedan resguardadas del granizo. En la zona predominan especies bajas de matorral y plantas aromáticas, tomillo, romero, poleo, mejorana, que aportan también sus olores a los vinos. Debido a los suelos calizos y de poca profundidad, la producción es limitada.

Con estas condiciones, en Can Rafols se elabora Ad Fines, un monovarietal de Pinot Noir de auténtico lujo. Si encima se trata de una añada algo más antigua (nosotros probamos el 2004, cuando ahora comercializan el 2006), todavía mejor.

El Pinot Noir es una variedad de un violeta azulado intenso. Tiene un gran poder colorante, aunque sus vinos suelen ser de color poco intenso pero muy bello, y dotados de una extraordinaria persistencia. Aunque es muy conocido en su zona de origen, la Bourgonge, se ha extendido con éxito en otras regiones del mundo. Está raramente asociado a otras variedades. Su longevidad es mediana, dependiendo de la calidad del terruño y el modo de elaboración y conservación.

Este Ad Fines 2004 procede de una sola finca, Pere Pau, donde, al igual que en el resto de Can Rafols, se cultiva según el método biológico, es decir, no se hace uso de insecticidas o herbicidas, los escasos abonos que utilizan son de origen orgánico, y todo el trabajo se realiza de manera manual, seleccionando incluso las uvas en el momento de la vendimia. La fermentación y el envejecimiento se realiza en barricas de roble francés, la crianza dura 6 meses, para ser traspasado a una bonita botella bordelesa oscura, donde sólo figura una etiqueta con el nombre del vino, una imagen sobria y elegante…como este vino.

Es un vino de color poco sostenido, con aromas a frutas rojas, fresco, tierra, y un buen paso por boca, redondo, bien integrado, sedoso. No deja un posgusto muy largo, por lo que apetece el siguiente trago. Marida muy bien con todo. Nosotros lo tomamos con una raclette (plato francés, donde se cocina la comida, alrededor de una plancha, principalmente todo tipo de carnes y verduras, y se adereza con un queso fundido, el queso Raclette).

Nota de cata:

Fase Visual: Color rubí oscuro brillante

Fase Aromática: frutas rojas, cassis, frambuesa, algunos toques florales, hierbas aromáticas, un toque tostado del paso por barrica.

Fase Gustativa: suave, delicado, redondo, bien integrado.

En definitiva, un gran vino, se sale un poco de nuestras propuestas (está alrededor de 30 euros), pero, para una celebración especial, para un momento en el que enseñar un vino diferente y memorable, merece la pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s